⇨ Planetbase: el juego donde puedes construir tu propia colonia espacial

Adoro Steam. De verdad, su etiqueta de ciencia ficción está un poco abarrotada de juegos que no interesan, pero el ojo paciente descubrirá pequeñas joyas con las que disfrutar. Y hoy le ha tocado el turno a Planetbase. ¿Te interesa la exploración espacial? ¿Lees novelas de space opera donde los protagonistas reclaman un mundo deshabitado como su nuevo hogar? ¿Te gustan los juegos de gestión de recursos? Entonces quizá te interese está review de Planetbase.

¿Qué es lo que aprendí de Planetbase?

En primer lugar quiero hablaros de lo que este juego ha supuesto para mí. Más allá de las horas de diversión, devanándome los sesos sobre cómo distribuir las cúpulas de la base sin que todo el mundo tuviera que andar kilómetros para conseguir alimento, lo que de verdad me ha marcado es cuánto me ha enseñado. Soy escritor de novelas de ciencia ficción, y la colonización espacial es un tema pendiente en mis historias.

Es un asunto apasionante pero que requiere de cierta preparación para hacerlo bien, especialmente si quieres satisfacer a los lectores de ciencia ficción dura. Por eso extraje la información que obtuve de jugar a Planetbase, y luego la maticé con Surviving Mars, otro juego de estrategia del que más adelante os hablaré, para escribir un artículo sobre cómo construir una colonia espacial en la web de Alejandro de Valentín. En caso de que te interese lanzarte a escribir tu propia novela.

Sin más dilación, pasemos al análisis de Planetbase para Steam.

Análisis de Planetbase (Steam)

¿Qué es Planetbase? Planetbase es un juego de estrategia en tiempo real y gestión de recursos donde debes asentar una colonia en diferentes cuerpos planetarios. Estos pueden ser un planeta similar a Marte (con sus tormentas de arena), un mundo helado, una luna sin atmósfera o un planeta muerto repleto de pozos de alquitrán y tormentas eléctricas. Cada uno de ellos tiene ciertas características que determinan qué estructuras son las más adecuadas para la supervivencia de tu base.

No hay un objetivo concreto en Planetbase —aunque sí logros y achivements, como viene siendo habitual en los juegos de Steam— por lo que el límite de partida lo pones tú o cuando tu mala gestión lleve a una hambruna masiva o un fallo de energía. Lo que también conduce a una hambruna. Empiezas tu partida y te dejas llevar por los ciclos solares y el ritmo de producción y consumo de tu colonia.

Paneles solares para una eficiente producción energética en Planetbase
Una producción regular de energía asegura la supervivencia.

En mi opinión, el juego es bastante sencillo. La verdad. Esta no va a ser una reseña excesivamente positiva, aunque el juego este bien. No tiene historia alguna, la campaña es un «tira palante» sin muchas instrucciones. Resulta muy fácil aprender sus mecánicas y si no expandes tu base demasiado rápido tienes asegurada la supervivencia. Al llegar a cierto punto el juego funciona por sí mismo y los eventos aleatorios (meteoritos, llamaradas solares, llegada de turistas y saqueadores) dejan de ser tan fatales como lo eran al principio del juego. Solo puedes «perder» si construyes a lo loco y agotas los recursos. Un poco lo que ocurría en Banished. El alimento es la clave para «ganar» a Planetbase.

Eso sí, pese a que no tenga modo historia ni campaña es de esos juegos que resultan adictivos y siempre te entran ganas de repetir.

Los escenarios de juego (y los mods)

El marciano es un mod en Planetbase

Lo que sí dispone el juego de Planetbase es una serie de desafíos que irás desbloqueando conforme consigas logros. Fueron un añadido posterior por parte de la gente de Madruga Games, uno muy bien recibido. Estos desafíos son interesantes, tales como conseguir cierta cantidad de comida en menos de un mes, alcanzar una población de doscientos en la más asquerosa luna que hay en el universo o tener una colonia de robots, porque no llegarán más humanos.

Y, como siempre, está la valiosa aportación de la comunidad Steam. Planetbase cuenta con infinidad de mods creados por los usuarios. ¿Mi favorito? El marciano, un mod en el que un biólogo debe sobrevivir en una base diminuta hasta que llegue una nave de rescate. Sí, abonando los cultivos con sus propios excrementos. Todo un guiño a las novelas de ciencia ficción que recibí con agrado.

¿Quién habita tu colonia?

No, aquí no hay peligrosos xenomorfos como los de Aliens, el regreso. El juego, como digo, es bastante simple. Los creadores de Planetbase (Madruga Games) no se han complicado la vida y se han centrado en lo esencial para que comprendas con rapidez cómo se juega. Existen cinco tipo de colonos y tres clases de bots. Todos representan la fuerza de trabajo de tu colonia y cada uno tiene una función específica, además de las tareas rutinarias que todos pueden realizar (entre las que se encuentran mover materiales de un lado a otro, que es lo más común en este juego). Las especializaciones de los colonos son:

  • Biólogos: proporcionan una fuente de alimento constante para los habitantes de la colonia. Rara vez salen de las cúpulas y es importante mantener un buen número de estos para asegurar la supervivencia.
  • Obreros: la piedra angular de tu colonia. Operan la maquinaria que fabrica materiales de construcción y extraen recursos de las minas.
  • Ingenieros: son tus constructores. Pasan bastante tiempo fuera de las cúpulas, reparando bots, paneles solares o ampliando la base. También pueden fabricar artículos complejos en los laboratorios.
  • Guardias: los menos útiles y los que menos deberías tener. Su labor es proteger del ataque de asaltantes. Y poco más. Consumen alimentos como los demás pero hacen poco.
  • Médicos: al igual que los guardias, tienen poco que hacer. Sin embargo, la mecánica del juego hace que sean muy útiles, ya que las heridas son constantes para aquellos que salen de las cúpulas. Y su habilidad para fabricar un excedente de medicinas te permitirá comerciar.
Demasiada gente supone demasiado consumo de oxígeno.

Luego están los turistas, que aterrizarán en nuestra base, consumirán comida, ocio y medicinas antes de pagar y marcharse. Son una fuente de ingresos adicional aparte de la ocasional nave de comercio. Similar a la idea de sacar algunos euros extra con la colonización de la Luna que se vio en la película de Ad Astra. Pero hay que tener cuidado de que nuestras reservas de alimentos puedan absorber esas bocas extra.

Los bots de Planetbase

El segundo tipo de «habitante» de nuestra colonia son los bots. Realizan tareas muy concretas, aún menos que los colonos, pero son extremadamente eficientes en su labor. Dispones de un número limitado al empezar la partida (en función de la dificultad) y conforme adquieres patentes y piezas puedes fabricar nuevos bots. Se dividen en tres categorías:

  • Acarreador: El más básico. Su función es transportar materiales de un lado a otro. Al ser la unidad más rápida del juego puede hacerlo con gran eficacia, por lo que tener un buen número de estos liberará carga de trabajo a tus colonos.
  • Constructor: Su misión es la de construir estructuras a mayor velocidad que los ingenieros. Además, está menos expuesto a los peligros del exterior de la cúpula, como llamaradas solares o tormentas de arena. Puede transportar materiales.
  • Minero: Unos cuantos de estos reducirán el número de accidentes laborales (la principal razón de tus colonos para acudir a la enfermería). Además, como no necesitan comer ni descansar, producen minerales a un ritmo sin precedentes.

Lo ideal sería tener el mayor número posible de bots. Casi te diría que deberían ser una cuarta parte de tu población. De este modo tendrás una producción constante de minerales y habrá bots que los transporten hasta los centros de producción. Si te lo montas bien, tus colonos no tendrán que salir de las cúpulas, lo cual reduce los riesgos.

¿Mis opiniones sobre Planetbase?

Desde el punto de vista de un novelista de ciencia ficción he decir que aporta un concepto interesante a cómo una colonia depende del exterior para prosperar hasta el momento que logra la autosuficiencia. Contiene todas las nociones básicas para ser entretenido sin abrumar en ningún momento. No hay mecánicas ocultas y con un poco de práctica se dominan los elementos clave.

Los requisitos del sistema son muy simples. Planetbase se puede descargar en español y ocupa muy poco espacio en el disco duro (unos 600 MB). Mi ordenador portátil lo aguanta perfectamente sin que el ventilador haga el ruido de un jet. Con estos requerimientos tan limitados y su bajo precio (unos 15€) lo convierten en una buena opción para jugar un fin de semana de escasos planes.

En resumen, se puede decir que Planetbase es un juego alejado de los famosos triple A pero que ofrece muchas horas de entretenimiento si te gustan los juegos relacionados con la gestión de recursos. Una buena adquisición para tu tienda Steam que puedes instalar y desinstalar a placer. Apropiado para un día que te apetezca echar una partida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *