Mujeres en Aliens el regreso 【】Feminismo vs masculinización

Hoy toca volver a hablar de la saga de Alien. Los diversos artículos al respecto han dejado más que claro cuánto mi admiración por este xenomorfo y las historias que tiene asociadas (algunas). De modo que centro el foco de atención en Aliens, el regreso (1986) la secuela que dirigió James Cameron tras el éxito de la película Alien (1979), de Ridley Scott. En concreto, voy a analizar los 3+2 personajes femeninos que aparecen en la película. Algunos son meros figurantes, pero otros deberían haber dejado huella.

Los personajes femeninos en la ciencia ficción

Al igual que en otros géneros, los hombres suelen llevarse los mejores papeles en las películas de ciencia ficción. El científico, el explorador, el marine espacial… Incluso el elegido de Matrix. También está la falsa concepción de que son los hombres los que mejor saben escribir ciencia ficción. Bueno, que se lo pregunten a Becky Chambers, Rocío Vega o Kameron Hurley.

Hay excepciones, claro. Esta el grandioso ejemplo de la princesa Leia en Star Wars (la primera película), donde muestra su iniciativa y su capacidad para enfrentarse a situaciones adversas. Por desgracia, con la progresión de la saga su papel se va reduciendo en favor de sus compañeros masculinos. Se mantiene bien, lo cual es bueno, pero no asciende como personaje (un camino parecido tuvo Padme Amidala en la segunda trilogía). Lucas se olvidó un poco de Leia, obsesionado como estaba con su homónimo Skywalker.

No ocurrió lo mismo con Ripley.

Cuando se escribió el guion de Alien el género de Ripley no se especificó, hasta que finalmente se decidió por hacer de él una mujer. En una película donde había un equilibrado reparto de los tiempos de cámara Sigourney Weaver logró destacar en su papel de última superviviente. Todo un acierto. Marcó una diferencia y quizá inspiró a otras novelas de ciencia ficción.

El +2 en Aliens el regreso: Dietrich (médico) y Ferro (piloto)

En primer lugar, dos personajes menores: Cynthia Dietrich y Colette Ferro.

La primera es la médico del equipo de marines. Tiene pocos diálogos y poco tiempo de pantalla. ¿Por qué la menciono? Por lo cómoda que se la ve en el papel: dispuesta a cumplir con el deber y con un temple más razonable que los cabezas cuadradas de sus compañeros, pero menos diestra en combate, a juzgar por el entrenamiento que recibe antes de desembarcar. Ella es médico, no soldado. No está ahí para ser la máquina de matar. Lo suyo es salvar vidas y es algo que me gustó en este breve personaje.

Colette Ferro tiene más presencia en pantalla. Es piloto y su estética está mejor trabajada, con un cierto aire top gun en su forma de hablar y actuar. Por cómo desestima a Ripley cuando la conoce se percibe experiencia en misiones de combate. Mucha confianza en sí misma y se la ve disfrutar pilotando la nave. Tenemos algo de ionización en el casco, le dicen. No hay problema, responde. Está segura de lo que hace. Además, casi puedo decir que es la única en toda la película que no la caga. Su muerte es culpa de su copiloto. Ella se mantiene profesional hasta el final. Incluso demuestra gran iniciativa, nada de miedo, cuando el alien entra en la cabina. ¿Se queda paralizada? ¿Huye? No, saca el arma y dispara. Lástima que no le salga bien.

Vasquez, lo que NO es un personaje femenino fuerte

En primer lugar, aclarar que me encanta Vasquez. Antes de que reflexionara en profundidad sobre Ripley esta falsa latina era mi personaje favorito de toda la saga de Aliens. Y digo falsa latina porque la actriz Jenette Goldstein, estadounidense de familia judía, tiene más bien poco de suramericana. Dicho esto, hablemos de Vazquez y la fuerza de su presencia.

Todo en ella emana fortaleza, desde su famoso El riesgo siempre vive que tenía escrito en su armadura hasta su físico. Se nos introduce haciendo unas dominadas al más puro estilo macho machote, luciéndose en frente de sus camaradas de armas. Incluso su forma de hablar escupe testosterona. Por si no quedara claro, aquí llega una de las conversaciones más famosas de Aliens, el regreso.

Hudson: Hey, Vasquez, ¿alguna vez te han confundido con un hombre?

Vasquez: No. ¿Y a ti?

Vasquez no es un «personaje femenino fuerte», es una mujer masculinizada. Un error habitual cuando se quiere defender el feminismo: sustituir los rasgos femeninos por masculinos, ya que eso es garantía de que no será considerada inferior. Lleva el arma más grande, es la que más músculos luce, insulta, siempre está cabreada… ¿Ves el problema?

Sin embargo, se agradece mucho su presencia no solo por la epicidad que desprende (¡todo lo que hace y dice Vasquez es icónico!), sino porque me permite comparar su personaje con Ripley. No estoy seguro de si fue deliberado tener a ambos personajes en el elenco, pero fue todo un acierto.

Newt, la superviviente

Newt se nos introduce durante una de sus salidas en busca de comida. El sensor de movimiento la detecta y la escuadra de marines se prepara para atacar. Newt se escapa a través de los conductos de ventilación (todo un clásico del género) y Ripley va tras ella. Entonces empieza lo bueno

Es un personaje menor, en apariencia. Newt, una colono de nueve años representa dos ideas muy diferentes en Aliens, el regreso. Esperanza e inevitabilidad.

La esperanza en Aliens, el regreso

En primer lugar, está la esperanza. En la película no se especifica cuánto tiempo ha sobrevivido, pero es mucho más de lo que los marines llevan en la colonia. Sobrevivió más tiempo que Ripley en la Nostromo. Y más que cualquier otro habitante de la colonia.

El encuentro con Newt confirma lo que sospechas tras ver todos esos impactos de bala y esas barricadas destrozadas. La niña te confirma la carnicería que ha quedado atrás (una imagen que se percibe muy pero que muy bien en el videojuego de Alien Isolation) pero que parece haber concluido. Opta por hacer piña con Ripley, porque presiente que ya puede dejar caer (un poquito) su fachada de dureza y volver a ser una niña que sabe cómo sobrevivir, pero que ve sus posibilidades aumentar con los adultos.

Vamos a morir todos

Por otro lado, está la dura verdad de las palabras de Newt. La inevitabilidad del desastre. Lo que le da a Aliens, el regreso, ese toque de terror que la diferencia de otras películas de acción. Esta secuela rompe con el mito de invencibilidad de la primera película, porque presenta un enfoque distinto al conflicto de Alien. Antes no podíamos luchar, solo huir; ahora luchamos, para perder.

Ripley: Esta gente está aquí para protegerte. Son soldados.

Newt: Eso no importa.

En realidad lo que Newt dice, en la versión original, es It won’t make any difference. Es una línea con mucho jugo detrás, todo un ejemplo de qué es el subtexto. Sus palabras esconden la experiencia vivida. Ha visto a los aliens, de lo que son capaces; ha presenciado a los colonos usar todo tipo de armas contra ellos; levantar barricadas; tratar de salvar a aquellos a los que se les había pegado el parásito; gente huir, luchar, ser valiente, cobarde… Newt ha visto de todo. Y sabe cómo va a acabar. Que haya soldados o no… It won’t make any difference.

Newt: Pronto anochecerá y ellos casi siempre salen de noche. Casi siempre.

Es otra línea, más sutil, donde Newt demuestra de nuevo su experiencia, así como la honestidad de que no lo sabe todo. Hasta ahora ha sobrevivido, ha aprendido cómo funcionan las criaturas de Aliens, el regreso pero advierte de la necesidad de adaptarse, porque no hay nada seguro. Ni estrategia que te mantenga a salvo. Newt es una superviviente nata en el cuerpecito de una niña de nueve años.

Ellen Ripley, the ultimate badass de Aliens, el regreso

Aliens, el regreso

Ellen Ripley representa un personaje femenino bien construido. No está masculinizado, como Vasquez, y aún así es la heroína de combate en Aliens el regreso. Pero no siempre fue así.

Recordemos que Ripley venía del rol de última superviviente. Su objetivo en la Nostromo había sido sobrevivir. Algo que había logrado con una mezcla de determinación y suerte (en más de una ocasión se ofrece como voluntaria para trabajos peligrosos, pero otros, como el capitán Dallas, ocupan su lugar). Y así es como empieza en Aliens el regreso, como superviviente.

A partir de ese momento, con una buena utilización del foreshadowing, se nos va mostrando la evolución del personaje hasta llegar a la icónica imagen de la película Aliens, el regreso. Este desarrollo es menos sutil que el de David 8 en Alien Coventant, y por eso tiene un mejor impacto en el público.

Y en cierto momento, ella toma el mando.

Ripley como heroína de acción

¿Alguien (en concreto hombres) se ha quejado alguna vez de que Ripley tome las riendas de la situación? ¿Ella, una mujer? Jamás he oído a nadie. Y eso no es fácil. Al igual que las mujeres reales los personajes femeninos tienen que demostrar más para conseguir lo mismo que sus equivalentes masculinos. Y Ripley pisotea las dudas al convertirse en uno de los mejores personajes, masculinos o femeninos, de la historia del cine de ciencia ficción.

En cada escena en la que está presente Ripley hace una de estas dos cosas: aprender o actuar. En las primeras no se muestra pasiva, usa su fragmento de pantalla para observar a los marines, al androide, el equipo… Toma conciencia de la situación y se pueden ver los engranajes de su mente trabajando. Adquiriendo conocimientos para el futuro.

En cada escena en la que Ripley está presente hace una de estas dos cosas: aprender o actuar. Clic para tuitear

Cuando no observa, actúa. ¿Weyland-Yutani (una de esas malvadas corporaciones de ciencia ficción) no cree su versión? Insiste en que se envíe alguien a comprobarlo. Si cree que no está haciendo nada (como en el hangar de la Sulaco) se ofrece a trabajar en las labores de carga. Cuando percibe metal fundido pide a los soldados que lo investiguen: ahí murió un alien. ¿El equipo está en peligro? Acude a ellos con el transporte.

Y todo esto en la primera mitad de la película. Antes de ser la bad-ass. En la segunda mitad, cuando el espectador ya sabe de lo que Ripley es capaz y cómo es su forma de ser, nadie se sorprende del rumbo que toma la película. Higgs, el macho, herido a consecuencia de la lucha, se queda a salvo mientras ella se enfrenta a la reina alienígena para rescatar a la niña. Es la lógica continuación de la naturaleza de su personaje.

El uso práctico de lo aprendido

Y en el tramo final de Aliens, el regreso, Ripley ya cuenta con el material y el conocimiento para enfrentarse a la amenaza.

El lanzallamas ya sabía usarlo en Alien, el octavo pasajero. Higgs la instruye en el rifle de pulsos y el lanzagranadas. El localizador de Newt se lo entrega ella, poco después de que lo reciba de Higgs. Y su dominio del robot de carga es anticipado dos veces en la película. Todos esos elementos juntos, introducidos poco a poco en la historia, otorgan realismo a su proceso de transformación hacia la Ripley definitiva.

Esto es el foreshadowing al que me refería. En el tramo final de Aliens, el regreso, Ripley ya no es alguien que huye de los aliens, ahora está dispuesta a presentar batalla. Se ha convertido en el mejor personaje femenino del cine de ciencia ficción. Porque el guion la respetó desde el principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *