≫ David 8, el maestro creador de xenomorfos en Alien Covenant

Alien Covenant (2017) es una película de Ridley Scott cuyo tema central es la creación. La capacidad artística y la voluntad de obtener algo que antes no existía. Se presenta como una secuela de Prometheus (2012) dentro de la franquicia Alien. Pero, al igual que su predecesora, está menos interesada en el xenomorfo y más en los conceptos de creación, razón por la que puede resultar decepcionante para quien la vea con ideas preconcebidas.

Alien Covenant (y Prometheus) no trata sobre xenomorfos

A veces el marketing es MUY peligroso. Crear unas expectativas y no cumplirlas puede desencadenar una oleada de malas críticas. Y eso es lo que ocurrió con Prometheus. Y más adelante con Alien Covenant.

La icónica nave de los ingenieros
Fuente: J. Christian

Cuando en 2012 se estrenó Prometheus se nos hizo creer que era otra película de Alien, pero esta vez con el director original. De modo que la gente acudió al cine esperando ver eso. Y no fue así.

En su lugar se nos ofreció una historia sobre los «ingenieros», una raza alienígena que se conectaba con la franquicia a través de la icónica nave estrellada en la película original.

Y es que Ridley Scott quiso mostrarnos una película sobre el origen de la humanidad. Sobre quién había creado a los humanos y si tendríamos la oportunidad de conocerlos.

Alien Covenant parte de la premisa de cómo construir una colonia espacial. En concreto, mediante terraformación. Y entonces, golpea la tragedia y así comienza la historia.

Sí cuenta con algunos elementos del terror espacial, y a la hora de planificar la trama de la historia sigue el mismo esquema que Alien (1979). Tripulación con una misión, llamada de socorro, planeta desconocido, tripulante infectado, androide malvado y criatura contra la que luchar. Pero no es la misma película, ni tiene el mismo enfoque. La mínima presencia del xenomorfo que todos queríamos ver sirve con un único propósito. Introducir a David y su sueño de convertirse en creador.

Creación y creadores: androides e inmortalidad

Por muchos xenomorfos (o no) que aparezcan los temas de la franquicia giran en torno a dos dualismos: creación-creadores, y mortalidad-inmortalidad. También la sensación de que la humanidad es una criatura insignificante frente al poder de seres antiguos (una idea similar a la presente en La llamada de Cthulhu). Pero volvamos a la dualidad creación-creador.

El tema de la creación ya estaba presente en otra película de Ridley Scott, Blade Runner (cuya secuela analicé en el artículo sobre Blade Runner 2049), donde se establecía el miedo mutuo entre creador y creación, que se perciben el uno al otro como una amenaza para su existencia.

La inmortalidad es una prolongación de lo anterior. Weyland crea un ser inmortal para demostrar que puede, dispone de la tecnología necesaria para lograr la inmortalidad (igual que en Altered Carbon). Si él puede

David: ¿Por qué crees que tu gente me creó?

Holloway: Te hicimos porque podíamos.

David: ¿Puedes imaginar que decepción sería para ti sería escuchar lo mismo de tu creador?

Prometheus (2012), Ridley Scott

La importancia del prólogo de Alien Covenant

David 8 (Michael Fassbender) acaba de nacer como androide y se encuentra con Weyland (Guy Pearce) con quien dialoga en esta escena inicial de Alien Covenant sobre el tema principal no solo de esta película, sino también Prometheus. Tres son los elementos clave que se presentan: creador, perfección y creación.

Creador. Me niego a creer que la humanidad es el producto de una combinación aleatoria de moléculas, dice Weyland. La obsesión con los creadores le llega a David en el momento de «nacer» cuando Weyland, que se presenta como su padre, su creador, realiza la gran pregunta. ¿De dónde venimos? En este primer minuto de vida David percibe la importancia de la figura del creador, el aura sobrenatural que se le concede. Ahora anhela ser reconocido como tal.

Perfección. Luego Weyland le pide que escoja un nombre. El androide, al contemplar el David de Miguel Ángel, decide adoptarlo como nombre. Porque considera que es la perfección. No la perfección absoluta, sino a lo máxima que la humanidad puede aspirar a crear. Él. Que ahora percibe la perfección como otro de los pilares de su ideología.

Creación. Tú buscas a tu creador. Yo estoy mirando al mío. Te serviré, pero eres humano. Morirás. Yo no. Y en esta sección de diálogo David, que ya conoce la respuesta a su «gran pregunta» particular se muestra decepcionado. Una decepción que Weyland percibe de inmediato, y pasa a rechazar a su creación, como hiciera Frankenstein, ante el miedo a su propia mortalidad. David, por otro lado, se percata de que la humanidad no posee ese aura sobrenatural que Weyland concede a sus propios creadores. Es imperfecta. Es mortal. La creación es superior y tiene el deber de continuar la obra de quienes le precedieron. David necesita convertirse en creador.

¿Por qué David extermina a los ingenieros en Alien Covenant?

Una de las escenas más impactantes de la película es el genocidio. La muerte de los ingenieros a manos de David, que utiliza la propia tecnología de los creadores de la humanidad para destruirlos. Esto, en realidad, no es una sorpresa. Ya en la película Prometheus se establecen dos razones.

1. Ozymandias y la necesidad de evolucionar

En primer lugar está la necesidad de evolucionar. David pronuncia un siniestro anhelo, que los hijos quieren ver a sus padres muertos. Se percibe como un deseo secreto de librarse de las atadura para poder ser libres. Una idea que también está presente, aunque con menos implicaciones filosóficas en Avenger: Age of Ultron. Los padres deben morir para que David pueda evolucionar. Por lo tanto los padres de la humanidad, los ingenieros, también deben morir. Los ingenieros tuvieron su oportunidad de demostrar su poder, pero ahora le toca a otro.

Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes. ¡Contemplad mis obras, oh, poderosos, y desesperad! Nada queda a su lado. Alrededor de la decadencia de estas colosales ruinas, infinitas y desnudas se extienden, a lo lejos, las solitarias y llanas arenas.

David, recitando Ozymandias.en Alien Covenant

2. El desprecio hacia el creador

En segundo lugar está la decepción que David sintió al conocer su creador. Un sentimiento que, pese a mostrarse servicial hacia Weyland, lo acompañó hasta la muerte de su padre.

Mantuvo su lealtad hasta el final. Incluso en el viaje en busca de la inmortalidad pese a que Weyland se percató rápidamente de que David lo enterraría, tal y como es el destino de los padres y los hijos. En Alien Covenant se confirman estos sentimientos cuando los dos androides conversan.

David: Estuve con nuestro ilustre creador, el señor Weyland, cuando murió.

Walter: ¿Cómo era?

David: Humano. Totalmente indigno de su creación.

Alien Covenant (2017), Ridley Scott

Y por otro lado está la mortalidad de los ingenieros. Morirás. Yo no. David desprecia la muerte y cuantos la experimentan. La muerte es un concepto absurdo que marca el final del camino. Incluso se mofa de su creador durante sus últimos momentos de vida en Prometheus.

Weyland: No hay nada.

David: Lo sé. Buen viaje, señor Weyland.

Prometheus (2012), Ridley Scott

David es el arquitecto tras los xenomorfos

Y en esa empresa de convertirse en creador David experimentó con tecnología de los ingenieros en busca de su propia creación. En Alien Convenant se nos muestra que el origen de nuestro querido xenomorfo se remonta a David. Esto es algo que espero ver expandido en la tercera película de la trilogía. El cómo David logra crear el xenomorfo definitivo, el perfecto organismo que tanto admiraba Ash en la película de Alien.

El interés de David en los colonos de la nave Covenant

Y ahí llega el siniestro final de Alien Covenant (aunque siempre agradezco una película donde el villano gana). Tras años de experimentar con distintos tipos de xenomorfos David siente que está cerca de alcanzar la perfección. Sin embargo, es consciente de que su creación necesita el húesped adecuado, y qué mejor huésped que la creación de los ingenieros.

De ahí su interés en los miles de colonos a bordo de la nave. ¿Por qué estás en una nave de colonización? Porque son una especie en extinción, rezando por resucitar. Pero David ya no cree que los humanos merezcan una segunda oportunidad. Por el contrario, esos colonos y embriones abren muchas posibilidades para experimentar hasta lograr la creación definitiva: el xenomorfo de 1979.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *