7 razones para ver la serie «For all Mankind»

We choose to go to the Moon! Acabo de terminar una de esas series que no son espectaculares, y casi dudo que se lleven algún premio, pero que el solo hecho de recordarla me está arrancando una sonrisa. Su título es For all Mankind, su creador es Ronald D. Moore (¿suena alguna campana?) y la premisa de esta serie de Apple TV es extraordinariamente simple: la carrera espacial nunca terminó. Las misiones continúan, explorando más y más en una gran aventura de ciencia, conquista y sacrificio. Dios mío, qué bien lo han hecho. Ahí va mi crítica con las siete razones para que te animes a echarle un vistazo a esta serie de ciencia ficción.

1. Es posible que no supieras que existía

Me parece increíble que, con lo que me gustan las series de ciencia ficción (y las novelas, claro), no me enterase de que este serie existía. Es uno de los primeros productos de Apple TV en su intento por hacer la competencia a Netflix y Amazon Video. Y ha resultado ser un muy buen producto. Estoy deseando que llegue una segunda temporada, porque la primera me ha parecido muy bien desarrollada.

Y si la meto en la categoría de ciencia ficción es porque se trata de una ucronía. Las líneas temporales se alteran (aunque no al nivel de El hombre en el castillo) para continuar con la carrera espacial. Pero se siente como un drama histórico.

Y para abrir el apetito, aquí te dejo el trailer de For All Mankind. Dream on.

2. Los rusos llegaron (primero) a la Luna

Esto no es un spoiler, porque ya te lo plantean en el trailer de For All Mankind, pero me hizo mucha gracia que el episodio piloto presente el primer alunizaje con un ambiente y unas sensaciones muy similares a las reales. Solo que con el giro de… ¡sorpresa, es la URSS! (Inserte himno aquí).

No es la primera vez que Ronald D. Moore nos sorprende con un magnífico primer episodio, ya lo hizo con el piloto de Battlestar Galactica. Ahora la sorpresa de paso a una reacción humana: ser malos perdedores. O sí. Aquí tengo sentimientos enfrentados.

Por un lado lo primero que pensé fue «estos americanos no saben perder». ¿Que nos han ganado los rusos? Pues vamos a hacer lo posible para… para… ¿Qué? ¿Nos han vuelto a ganar en otro hito? Pues, no, no. Ahora vamos a… Esa es un poco la premisa de For All Mankind, los americanos haciendo lo posible para equiparar su programa espacial al de los soviéticos. Con todos los problemas que el exceso de prisa conlleva.

3. For all MANkind (pero también WOMAN)

Ya lo habrás visto en el trailer, pero For All Mankind abre la puerta a las mujeres astronautas. Un homenaje a las mujeres del Mercury 13 a las que nunca dejaron subirse a un cohete. Lo que empieza siendo un asunto menor por temas publicitarios (dar una buena imagen de la NASA tras las palizas que recibe de la URSS) se acaba convirtiendo en uno de los pilares de la serie.

Me ha encantando esa mezcla de respeto y paternalismo hacia las mujeres, con ese espíritu de hombres de los setenta que tienen el impulso de mostrarse progresistas hacia ellas pero no tienen ni idea de cómo hacerlo. Es adelantar cuarenta años lo que vivimos ahora.

4. Te encantarán los personajes de For All Mankind

La fuerza de la serie no está en su trama, sino en sus personajes. Es una de esas character-driven stories que tanto éxito tienen entre los lectores. Y es gracias a unos buenos personajes.

Joel Kinnaman en For All Mankind

Todos ellos. Es que hasta los que son despreciables son de los que no te dejan indiferente. For all Mankind no es una serie espectacular, no tiene sorprendentes giros de guion ni recurre a efectos especiales, pero lo que sí tiene son buenos diálogos y un adecuado reparto de los tiempos de cámara (algo que también se aprecia en la tripulación de la Nostromo, en Alien).

Son personajes que nos gusta ver aparecer en pantalla y cuyos nombres recordamos. Eso no es algo que ocurra en muchas series. Sus problemas y miedos son reales; su estado mental, puesto al límite. Tienen fobias, prejuicios, fortalezas y, sobre todo, mucha fuerza de voluntad.

Entre las caras conocidas del reparto de For All Mankind veremos a Joel Kinnaman (uno de los Takeshi Kovacs en Altered Carbon) y Sonya Walger (Penny en Lost). Pero en general no hay estrellas de Hollywood, algo que he agradecido porque así no estoy constantemente pensando «a ver qué hace Tom Cruise en esta escena». Punto a favor.

5. Not because they are easy but because they are hard

Siempre he sentido curiosidad sobre cómo era el entrenamiento de los astronautas, y aunque la serie no profundiza en exceso en ello sí que deja entrever los riesgos de esta gente que, sabiendo tan poco como en realidad sabían, usaron el ensayo y error para llegar a la Luna.

Los astronautas son gente de fe. Fe en la ciencia, los ingenieros y las matemáticas. Fe en que todo se puede arreglar si se intenta una y otra vez. Es posible que no sea una fe muy sana, pero gusta ver ese optimismo en una serie que en realidad tiene una base de drama. «We choose to go to the Moon».

6. La «pequeña» corrupción de los contratos públicos

Muchas son las necesidades políticas, y otros aspectos quedan supeditados a ellas. Por eso se ve el surgimiento del programa de astronautas femeninas (¿destinado a desaparecer cuando las cosas vayan mejor?), corrupción al adjudicar contratos a cambio de favores electorales, o el impulso por «acelerar» el entrenamiento de un astronauta que no parece cualificado porque su presencia «da buena imagen».

Los astronautas son gente de fe. Fe en la ciencia, los ingenieros y las matemáticas. Fe en que todo se puede arreglar si se intenta una y otra vez. No es una fe muy sana, pero me gusta el optimismo. Clic para tuitear

Tampoco olvidemos que uno de los mandamases de la NASA es un científico nazi cuyos cohetes bombardearon Londres. Werner von Braun. O que los Kennedy piensan con la entrepierna. Hay un poco de todo para disfrutar en esta serie, no solo los viajes espaciales.

7. Justicia para Michael Collins (más o menos) en For all Mankind

Por último, mi aportación favorita.

Ay, Michael Collins. Cuántas bromas ha habido sobre él. Cuánto lo hemos compadecido en la universidad y qué cerca estuvo de que lo votáramos como el mayor héroe del siglo XX (le ganó Stanislav Petrov). Siempre se quedó cerca… Voy a dejar las bromas.

Michael Collins y For All Mankind

Por si no lo sabes, Michael Collins es «el hombre que nunca pisó la Luna». Era el tercer astronauta de la misión Apolo 11 y su trabajo era esperar en la órbita lunar para recoger a Neil Armstrong y Buzz Aldrin cuando despegaran de la superficie. Se hizo los 300.000 kilómetros de ida, los 300.000 kilómetros de vuelta y nunca estuvo en la Luna.

La serie de For All Mankind es la primera que veo donde le dan algo de personalidad. Apenas tienes seis o siete escenas pero ya es el mejor Michael Collins que he visto. Incluso en la película The First Man (sobre el Apolo 11) se olvidaron de que existía. Me alegra de que al menos te den coraje.

Como pequeño homenaje, diré que los «otros Michael Collins» fueron Dick Gordon, Stu Roosa, Al Warden, Ken Mattingly y Ron Evans. Volaron a la Luna pero no la pisaron.

Por mi parte, nada más que decir respecto a mis opiniones de la serie de For All Mankind. Yo ya la he visto y espero saber más de ella. Te invito a que le des una oportunidad y me dejes un comentario sobre qué piensas de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *